Les barreres ens fan discapacitades

Aquesta entrada veureu que és una mica diferent.

Per començar us proposo un exercici.

Si ets mestre, és una bona idea per treballar a valors. I, si no ho ets, podríes proposar-ho a la teva escola. I, evidentment, pots provar-lo tu mateixa i, així, et faras conscient (si encara no ho ets) del que parlo en aquesta entrada.

L’exercici consisteix en què cada infant (i tu) triis entre una o diverses de les propostes que et poso a continuació:
* si portes ulleres, treu-te-les,
* si ets dretà, lligat la mà en cabestrell de manera que no la puguis fer servir. Si ets esquerrà, fes-ho amb l’altra mà. Si ets ambidextre, aquesta proposta no et serà útil i n’hauràs de triar una altra.
* posa’t un cel·lo a la boca que t’impedeixi parlar,
* tapat un ull per no veure res (els dos serien massa, no?).
* posa’t uns cascs amb soroll de fons que t’impedeixi sentir amb claredat el que diuen els que tens al costat.
En resum, tria una o diverses d’aquestes propostes (o d’altres). I passa un matí o un dia així. No només 10 minuts, eh! pensa que la gent amb diferents diversitats hi conviuen tota la vida.
I, ara, si ets mestra, fes classe. I, si no ho ets, intenta proposar l’exercici a la vostra escola o fes-ho a casa amb els teus.

Aquesta prova va sortir, fa poc, al grup de facebook que administro juntament amb altres mares i em va semblar una idea genial.
Serveix per fer evidents moltes coses que si no convius amb la “diferència” desconeixes.I et permet viure, en primera persona, quin és l’entorn pel que ens movem i les barreres amb les que convivim sense ni plantejar-nos que aquestes trabes són les que, realment, dificulten o DIScapaciten a les persones que no segueixen la “norma”.

Tinc clar que a aquell no vol veure més enllà del seu dia a dia, aquest exercici li servirà de ben poc, però segurament tampoc estarà llegint aquest escrit. Així que, endavant, prova i, si vols, fes-me saber com t’has trobat, quines han estat les dificultats, que no has pogut fer, que sí has pogut fer, que has hagut de canviar, etc. I, sobretot, com t’has sentit.

Com et pots imaginar, avui us vull parlar de BARRERES i aquest exercici va molt bé per viure-les. Un altre dia us parlaré de les dificultats que patim TOTS en algun moment de la nostra vida.

Ara vull que miris la següent fotografia formada per tres imatges:

És molt gràfica i visual.
La primera de les imatges són dues persones que veuen el partit perfectament, però n’hi ha un no.
La imatge del mig, es TREU un suport (que no necessitava) un d’ells, per donar-li al que no veia perquè pugui veure el mateix que els altres dos (per SER IGUAL a ells).
I, la tercera imatge, és on directament traiem la barrera i fem que tothom vegi el mateix, tingui l’alçada que tingui.

I, per acabar, vull que us poseu en situació de nou i, per fer-ho, necessito que llegiu la següent història que ens va fer arribar la Marta al grup de whatsapp que tenim a GAMIN:

Es diu el País de los Ciegos jo l’he extreta de l’article publicat a https://cappaces.com/2014/04/28/el-pais-de-los-ciegos/

L’autora de l’article a Cappaces és la Carmen Saavedra i ella ha extret la història i ha fet la traducció del original, de Kathie Snow, titulat Disability is Natural.

Barry, una persona vidente, visita una ciudad donde todo el mundo es ciego. Cuando acude al restaurante a cenar, le resulta imposible leer el menú en Braille. El camarero introduce una modificación en ese entorno y le lee el menú a Barry.

Mientras espera a que llegue su cena, anochece y la sala se torna oscura. No hay luces en el restaurante (tanto los empleados como los clientes son ciegos y no las necesitan) y Barry es incapaz de ver la comida que el camarero acaba de servirle. Tira accidentalmente el vaso de agua y, sin querer, empuja demasiado la comida y se le sale del plato. Traslada sus quejas al camarero, que responde trayéndole una linterna. Aunque el restaurante se enorgullece del trato que dispensa a sus clientes “especiales”, Barry está indignado y se siente muy violento. Necesita las dos manos para cortar la carne, así que no puede sujetar la linterna. Intenta apoyar la linterna en la mesa de diferentes maneras para encontrar una forma de enfocar hacia el plato, pero sin éxito. Al final, y después de un par de bocados, acaba desistiendo. Barry empieza a sentirse como un extraterrestre.

Cansado, hambriento y frustrado, inicia su expedición a través del restaurante, a oscuras, tratando de llegar a la recepción del hotel. Apenas da unos pasos, cuando se da de bruces contra un grupo de comensales y a punto está de tirar a un bebé de su trona. El camarero acude al rescate, le coge del brazo y le conduce a través del restaurante hasta la recepción. Por el camino, Barry escucha murmullos aunque no puede ver al autor del comentario. “Pobre hombre”, dice una voz de mujer. “Chissh” le riñe un hombre a su hijo por reírse “no se ríe uno de la gente”. Barry está completamente abochornado.

Una vez alcanzada la recepción, el camarero coloca a Barry junto a una columna al lado del mostrador. Temeroso de que Barry pueda molestar a los clientes del hotel, choque contra ellos o el mobiliario, el camarero le insta a no moverse del sitio. “Señor, tengo que volver al restaurante pero no quiero que se haga daño o se pierda. Así que, por favor, permanezca aquí. Vendrán a atenderle enseguida”. Barry no es capaz de ver la cara del camarero, pero de la voz del hombre se desprende una mezcla de pena y enfado.

Barry es capaz de oír cómo otras personas se registran delante de él. Entiende que tiene una cola importante por delante. Después de que transcurran unos diez o quince minutos, el ambiente parece calmarse y Barry escucha como dos de los recepcionistas murmuran. No es capaz de oír toda su conversación, pero capta un exasperado: “¡No sé!”, seguido de “No he atendido nunca a ninguno…”

Me gustaría registrarme, por favor” interrumpe Barry “No tengo reserva, pero necesito una habitación para esta noche. ¿Disponen de alguna habitación que tenga iluminación?”.

Pues no. Lo lamento” responde el recepcionista. La incomodidad de Barry aumenta por momentos, mientras se encamina cautelosamente al lugar de donde procede la voz del recepcionista y dice “pero necesito una habitación que disponga de luz. No puedo desenvolverme en la oscuridad. ¿No tienen al menos una habitación con luces?”.

No, señor, lo lamento”, responde “Nunca antes hemos necesitado de una habitación iluminada, lo que quiero decir es que no solemos tener este tipo de huéspedes”.

En este escenario. ¿Quién tiene la discapacidad? El entorno es perfecto para la mayoría pero crea muchas barreras para Barry que experimenta unas dificultades enormes. En este entorno, es Barry, y no las personas que son ciegas, quien tiene una “discapacidad”.

Avancemos en la historia y digamos que Barry se enamora de una mujer ciega. Ella quiere mudarse a esta comunidad y Barry quiere estar con ella. Acepta un nuevo empleo como comercial, y su trabajo le obligará a relacionarse con esa comunidad de forma habitual. Qué puede pasar?

Según el modo de pensamiento tradicional, se espera que Barry experimente numerosas complicaciones y problemas, así que los profesiones intervendrán en la vida de Barry para hacer frente a sus necesidades y solucionar los problemas. En primer lugar, estudiarán a Barry e identificarán todas sus carencias.

Para “ponerle bien” (como la mayoría), le ofrecerán Terapia Braille. Necesita esta habilidad para su nuevo trabajo. Además, se le asignarán sesiones para aprender a manejar el bastón dos veces a la semana… Necesitará practicar muchísimo con el bastón antes de estar listo para salir por la noche o moverse en habitaciones oscuras durante el día (no hay luces en ningún edificio ya que nadie las necesita). Durante la Terapia de Bastón habrá profesionales que enseñen a Barry la forma correcta de sostener el bastón, de orientarlo al avanzar y demás cuestiones relacionadas con este instrumento. También recibirá Terapia de Orientación para aprender cómo desenvolverse en cualquier entorno. Empezarán con su casa, mostrándole cuál es cada habitación, y después continuarán enseñándole otras cosas como a distinguir entre un bote de champú y otro de veneno para ratas.

El objetivo final es convertir a Barry en una persona (ciega) lo más normal posible. Se desconoce cuánto tiempo puede llevar esto. Y nadie garantiza que pueda lograr estos objetivos. Sin embargo, y desde la óptica de estos profesionales, las terapias son la única alternativa.

Para disgusto de los expertos, Barry abandona todas las terapias. Ha encontrado una alternativa para afrontar esta situación. Expertos y otros profesionales consideran su postura “radical” pero para Barry se trata tan sólo de sentido común. Identificará y usará las herramientas que necesita para salir adelante.

En lugar de ir a Terapia de Bastón o de Orientación, adquirirá diferentes tipos de linternas de bolsillo, con montones de pilas extra. Estas herramientas le servirán por la noche y para aquellas estancias que permanecen oscuras durante el día. Nunca confundirá el bote de veneno para ratas con el champú, gracias a sus eficaces linternas y a sus pilas de larga duración.

En lugar de ir a Terapia de Braille, usará diferentes clases de tecnología asistiva, incluyendo un ordenador y un escáner capaces de traducir el Braille a lenguaje escrito y viceversa. Siempre que sea posible, pedirá ayuda a quienes utilizan el Braille. Sabe que la mejor manera de aprender Braille no es a través de horas de práctica, sino utilizándolo en la vida real.

Ahora, reflexionad un momento y componed vuestro propio escenario, donde todo el mundo tuviera una discapacidad similar a la de vuestro hijo, y donde el entorno en el que se encuentran sea capaz de dar solución a sus necesidades. Entonces, alguien que no tiene esa discapacidad concreta entra en escena. ¿Qué ocurriría? ¿Sois capaces de ver cómo el entorno provoca eso que llamamos “discapacidad”?

Por Kathie Snow: Disability is Natural. BraveHeart Press, 2001, p. 107-109.

Traducción: Carmen Saavedra

Crec que no cal comentar massa més, però si encara segueixes aquí, acabo a mode de conclusió amb el següent:

Si tothom pot fer servir les rampes, perquè continuem construint edificis (i escoles) amb escales? 

Si el dret a l’educació és UN dels Drets Humans Fonamentals. I KatarinaTomasevski, resumeix el dret a l’educació com a les 4 A (en anglès): l’educació ha de ser possible (Available), Accessible a tots els sectors, sense diferències de classe o gènere; Acceptable o amb un contingut rellevant, no discriminatori, de qualitat i impartit per professionals preparats; i, Adaptable, perquè evolucioni segons les necessitats de la societat en cada moment. Perquè ometem l’accessibilitat per tothom i seguim creant diferències i segregant alumnes dins i fora de l’escola ordinària? Perquè continuem fent propostes individualitzades sense tenir present la diversitat de l’aula i discriminant als que no segueixen “la norma”?

Us recomano que acabeu de llegir l’entrada de Carmen Saavedra d’on he extret el conte i que veieu el vídeo que t’he penjat al final.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s